El criterio actualmente asentado en la doctrina mayoritaria y en la jurisprudencia para determinar si una conducta ha creado peligro está
basado en la perspectiva ex ante, y su fundamento es que el universo –incluido el hombre- se rige por leyes físicas deterministas. En este trabajo se explica que, conforme a la Física moderna, algunos fenómenos se rigen por leyes deterministas y otros no, por lo que el universo es parcialmente
determinista y parcialmente indeterminista. Y, partiendo de este conocimiento, se desarrolla la “Teoría Juridicofísica del Peligro”, que combina la Física con el Derecho, y que nos lleva diversas conclusiones, entre ellas, que la perspectiva ex post es la más correcta para valorar el peligro.

Artículo de Iñigo Segrelles en la Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología